Canal RSS

LICÁNTROPO

Publicado en

No más Ortodoncia, mamá.
Estos no son los dientes torcidos de un muchacho.
¿Que no vez que son colmillos de fiera para matar?
Mírame, madre…
mírame…
¡No me mires que me da vergüenza!
Mirame sin mirarme, como lo hace papá.
No son los ojos verdes del abuelo,
los que brillan y bailan dentro de mis cuencas;
son amarillos,
como los del gato de la vecina.
No heredé esta piel velluda del tío Jacinto, mamá…
¿Que no lo vez?
¡Mírame!
Mírame sin mirarme, como cuando
yo te contaba acerca de mis pesadillas,
y tu oías sin oírme.
¿Por qué suspiras?
¿Indignación?
Que querías que te dijera…
¡Felicidades mamá; has parido un monstruo!
…El hijo que cargaste nueve meses,
que pariste con dolor,
y que amamantaste con leche sanguinolenta
de tus pezones heridos,
es una fiera salvaje…
Qué iba a decirle a mi padre…
-Guarda esa escopeta y deja de cazar,
por que yo estaré en el bosque con las fieras,
y quizá un disparo tuyo me quite la vida…
He matado, madre, y me ha gustado la carne tibia
y palpitante de los gorriones.
He sacado pajarillos indefensos de sus jaulas,
y les he arrancado la cabeza de un mordisco.
He bebido sangre, madre… y me ha gustado.
¡No me mires, que me da vergüenza!
No digas nada.
Háblame sin hablarme,
como el día en que mordí a mi primo.
Me miraste severa y no dijiste nada.
Escóndeme madre de los cazadores…
sé mi refugio…
cántame antes de dormir, y acaríciame el lomo.
¡No busques más al perro, madre!
Los pajarillos tienen un sabor extraño;
simplón en la boca,
dulce al tragarlo.
Dile a la familia que he muerto,
que he caído desde el piso quince de un edificio cualquiera,
y que mi cadáver fué devorado por los transeúntes.
Los perros tienen un sabor amargo…
los seres humanos…
¡No me mires!
Mírame sin mirarme!
¡No me mires que me da vergüenza!
Cántame para que me calme…
cántame madre.

Anuncios

Acerca de akenaton

Lector mediocre, segundón en concursos de literatura, estudiante de teatro. apasionado defensor de sus ideales, impertinente, grosero, que suele con facilidad irritarse por tonterías. Aveces entusiasta y juguetón. Un aprendiz de payaso. (En el buen sentido de la palabra)

»

  1. Me gusto… podria decirse que este texto, muestra lo que sientes adentroo, lo que tienes guardado para el mundo.

    o almenos eso creo io

    Responder
  2. Quien se atreve a decir que este joven está loco? yo no lo haría, espero que los demás visitantes tampoco.

    Señor muy buenos sus escritos, este si que me ha gustado bastante.

    Responder
  3. Pues señor Marín, ya mucha gente lo ha dicho…. y yo les doy la razón. esta usted loco al defender mi cordura, lo que lo pone en mi condición de demente.
    Me alegra mucho contarle entre mis conpatricios en éste país de los no-cuerdos.
    Un saludo con mis mejores deseos.

    Señor Philema, pues… uno no guarda nada para el mundo, pues al fín el mundo continúa, pásele a uno lo que le pase.

    Saludos, y seguiré pasando por su sitio, que se ha tornado muy interesante últimamente. 🙂

    Responder
  4. Impresionante éste poema, don Akenaton. Me parece soberbio, terrible, disparatado, profundo, histriónico, doloroso, energizante, salvaje…
    Y paro ahí para que no se le suban mucho los humos.

    Siga escribiendo así y verá lo que le va a pasar… 🙂
    🙂

    Responder
  5. me gusta este poema tan sangriento, vas a despertar a tanit, que siente abundante pasión por esas cosas…

    me gusta mucho este poema tan salvaje

    abrazos

    Responder
  6. como hacer par sacar de esa manera lo que te invade el elma ¡¡¡admirable¡¡¡

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: