Canal RSS

El Eterno Niño

Publicado en

Beso los pies de mi primera cama,

donde Angelita me dio a beber de sus pechos anoche,

cuando tenía solo veinte años.

Anoche Angelita tenía veinte,

veinte que me regaló.

Ahora yo tengo veinte y angelita no ha nacido.

Cuando Angelita nazca la voy a llamar maría.

Cuando angelita nazca

le pediré que no vuelva a darme a luz.

Le diré a Angelita

que sume sus veinte con mis veinte

y me permita hecharme atrás en sus entrañas.

Angelita, ruiseñor de la Loma,

no vuelvas a parirme, no, no.

mira que el tiempo es corto

y no quiero seguir naciendo.

Veo a Angelita entrada en sus cuarenta

con mis padres en la mano.

Toma uno,

le

atravieza el pecho

con

una aguja enredada

en

hilo rojo.

Se lo cuelga a la altura de pecho,

y pide que entren los mariachis

y que le canten el corrido del nieto no nacido.

“No lo tenemos señora… pero tenemos viruela”

Angelita va a visitarme al hospital.

– casi te come la cara, la condenada viruela-

me dice.

– No es viruela, Angelita… es solo que me estoy muriendo.

Angelita se ríe.

Cuando volví a casa tenía sus pulmones

en el balde de la ropa sucia.

-¿Que hacen ahí tus pulmones?

– esperan-

-¿Qué esperan?

-que los ovarios salgan de la lavadora.

Beso la cama de mis primeros pies.

Angelita, se saca los pulmones,

se saca los ovarios,

se arregla el pelo y se convierte en caracol.

Me la pongo al oído pero no puedo oír el mar

por que ella no lo conoce.

Oigo los mariachis,

las maldiciones de algún mi padre,

y los latidos de su corazón de madre.

He vuelto al vientre,

desierto seco.

El líquido se ha ido por el cifón,

nueve meses y trece días.

Trece días de retrazo,

no más pitocin,

no mas… no más angelita,

no quiero volver a nacer.

Anuncios

Acerca de akenaton

Lector mediocre, segundón en concursos de literatura, estudiante de teatro. apasionado defensor de sus ideales, impertinente, grosero, que suele con facilidad irritarse por tonterías. Aveces entusiasta y juguetón. Un aprendiz de payaso. (En el buen sentido de la palabra)

»

  1. yo tampoco quiero!

    buen poema don Hair, loco eso de los mariachis! 😉

    abrazos

    Responder
  2. Pero Dios Santo, que manera tan maravillosa de escribir tienes!!!

    Creo que muchas veces pensamos eso: “No mas Angelita, no quiero volver a nacer”; muchas veces nos puede el ritmo virtiginoso de la sociedad. No?

    Saludos,

    Un abrazo,

    Cati

    Responder
  3. Muy bueno , tus escritos me dejan en el alma un sabor agridulce, pero extrañamente fortalecedor, excelente texto…….. 😉

    Responder
  4. Mi favorito! ya te lo había dicho!

    Responder
  5. Te propongo un título alternativo: “Los placeres del nacer en medio de mariachis”.

    Don Helen Ben, siga así que va por buen camino y algo disipado.

    Don Helen Ben, ¿por qué no se cambia el nombre por Belén? Mas corto y fácil de escribir…

    Responder
  6. Estas letras enternecen al más duro e insensible.
    Una belleza.

    Un abrazo gigante!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: