Canal RSS

CANCIÓN

Publicado en

En la parte alta de mi casa

una niña libera sus cabellos al viento.

El viento, un pentagrama

y a la vez un tendedero,

donde cuelga sus anhelos sin nombre.

En la parte alta de mi casa,

vieja casa, a la vez trono y grillete,

Una niña quiere cantarle al aire

una canción nueva.

Pero ¿cómo cantarás, Alma mía?

¿Cómo cantarás esa canción

que es todas las canciones?

¿Cómo podrás danzar

esa canción sin ritmo,

sin silencios, sin final?

Entonces, hermosa niña,

¿cómo escribirás esa canción

que solo puede ser oída

con oídos de viento?

Hermosa niña,

cuando el dueño de la casa duerme

se perfuma el cabello y salta

salta desde la parte alta de mi casa,

casa nueva

para caer simplemtente en el olvido,

oscuro mar,

al que la he condenado con el ruido

que hago mientras camino

por negritudes insondables.

Ruido, es decir, otra canción.

Oscuridad, es decir, ese hermoso color,

temido y deseado.

Pobre niña,

se asusta cada vez que toma la decisión de salir

y se encuentra con la puerta cerrada.

No cerrada con cerrojos…

cerrada con vacío

con ausencia de puerta

cerrada con un muro.

¿Por dónde has de salir, Alma mía si la puerta

no es más que una idea?

Niña pájaro con alas de amor cortadas,

y una canción sin letra y sin melodía

rugiendo entre los sueños.

Recorre entonces los sótanos fríos,

tormentoso reino.

Allí donde lo que se arrastra es rey.

Pobre niña.

Entonces se hace vieja.

Cada vez que visita los sótanos de mi casa,

sótanos, a la vez como piernas y como raíces,

recolecta pequeños tesoros

que lleva a la parte alta.

Conserva allí, en una mesita, al amparo del polvo,

un pedacito de muerte pulida con las manos

Una palabra no dicha, pero imaginada

de un lenguaje inexistente

y un montón de deseos cristalizados.

Tu silencio es tu canción.

Alma mía.

Una canción que no se puede cantar,

pero que es cantada siempre,

por los pájaros al interior de sus sueños.

En la cabeza de la niña hay un nido de pájaros,

y  en su corazón una concha vacía

y en sus pies la promesa de un camino

y sus manos una caricia pródiga

que espera albergarse en un sexo tibio

y en su boca una canción…

esa canción

la única canción

que no puede ser cantada

porque se canta así misma

siempre

en todas partes

todo el tiempo.

Anuncios

Acerca de akenaton

Lector mediocre, segundón en concursos de literatura, estudiante de teatro. apasionado defensor de sus ideales, impertinente, grosero, que suele con facilidad irritarse por tonterías. Aveces entusiasta y juguetón. Un aprendiz de payaso. (En el buen sentido de la palabra)

Un comentario »

  1. Reblogueó esto en $UJETATEy comentado:
    El placer de leer a Mil Araques.
    Bien pueda, lea usted:

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: